¿El futuro del amor?

9 Ene, 2019 | Relaciones personales

“Someone to share with

No strings attached

An invisible boyfriend/girlfriend always listens to you

and knows just what to say”

Y dirás, ¿qué es esto? Pues ni más ni menos que el inicio de una web que descubrí el otro día. De verdad que me quedé sin palabras, perpleja ante lo que estaba viendo, ante lo que ofrece y ante lo que comporta esa oferta. Y vuelvo a revolotear sobre la idea del ser humano y el concepto de relaciones. Es extraño lo que siento. Porque creo que es fascinante y, al tiempo, inquietante, este siglo XXI que estamos creando entre todos.

Que muchas personas necesiten crear un novio o una novia invisible, hablar con ellos, que les quieran y les acepten tal como son vía whatsapp me parece un síntoma clave de desconexión, de inmensa soledad, sin embargo es muy posible que este sea un paso necesario hacia una nueva evolución del ser humano.

Y enseguida me viene a la cabeza la película de Spike Jonze, HER.

Protagonizada por Joaquin Phoenix, quien encarna a un escritor a punto de divorciarse que vive de escribir cartas para terceras personas, refleja una especie de decepción por los amores y relaciones frustradas y cómo Phoenix inicia una relación romántica Samantha (Scarlett Johansson) la voz que da vida al sistema operativo que acaba de adquirir. Y es feliz con ella. Y sufre por ella. Ni que decir tiene que Phoenix está fantástico, conjunción perfecta de ternura, tristeza, alegría y desilusión, desolación… y no precisamente en por este orden.

Me provoca vértigo constatar que esta realidad de ciencia ficción cada vez se hace más y más probable, más y más palpable e inmediata.

Hace unos meses viajé a Barcelona por trabajo y mi querido amigo Francisco Pinteño, director de cine, fotógrafo y, por ende, observador profesional de las conductas humanas, me ofreció quedarme en su casa con su familia en vez de ir a un hotel. Fue una gran idea porque así tuvimos la oportunidad de charlar de forma distendida de lo divino y lo humano. Bueno, la verdad es que los dos somos más proclives a hablar de lo humano… Y empezamos a charlar sobre las relaciones personales. Me comentó que estaba verdaderamente apenado porque muchas de sus amigas –grandes profesionales, interesantes, fuertes, independientes…– están solas y él no comprendía el porqué. Yo tampoco.

¿Es una consecuencia de las exigencias de la sociedad?

¿Un mal endémico?

¿Los hombres no buscan ese tipo de mujeres?

¿Buscan las mujeres un prototipo de hombre que no existe?

Y sólo conseguimos llegar a una simple conclusión, bueno a dos:

Estamos deseando amar.

Necesitamos escuchar y que nos escuchen. 

Estamos deseando amar. Estamos deseando que nos amen. E inmersos en este vehemente deseo nos olvidamos de ser nosotros mismos, de amarnos más que a nadie en este mundo. Olvidamos que YA somos seres increíbles, somos un 100% y sólo deberíamos aspirar a que nos ofrezcan otro 100%, no un 30% o un 50%… No necesitamos que ninguna media naranja nos complete porque ya somos una naranja entera y perfecta.

Quizás por eso hay quienes no encuentran su propio reflejo en personas reales, sino en relaciones virtuales, porque no han descubierto aún su auténtico valor.   

Quizás sólo necesitamos hablar con alguien, y que ese alguien nos escuche más allá del trabajo, la familia o la nada. Quizás no es más que eso, y se trate sólo de esquivar la soledad.

Puede que llegue un tiempo en el que hologramas perfectos y casi reales se conviertan en nuestros seres queridos –como Joy, un holograma, que interpreta la actriz Ana de Armas en Blade Runner 2046–, algo que, por qué no, podría ser divertido. Pero intuyo que mucho menos que una conversación, una relación, un café, un cine, un teatro, una tarde de lluvia, una mañana de domingo en el parque, un abrazo… podrías completar la lista hasta el infinito y más allá.

Por eso, siempre que puedas, habla, escucha, ama.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A LOVE PAPER

Acerca de mí

Montaña Vázquez

CEO, love coach y matchmaker

¡Hola! Periodista, escritora, bloguera, emprendedora, matchmaker, love coach y principiante en hipnoterapia; soy muchas cosas al mismo tiempo. Quiero que este espacio esté vivo, bien nutrido con nuestros post y supervitaminado con tus comentarios y sugerencias sobre el amor y todas sus circunstancias. Ya estamos conectados.

Share This